SOLEDAD MIRANDA

1963

Si tecleas este nombre en cualquier buscador encontrarás reseñas cinematográficas, fotos y videos cargados de erotismo gótico y múltiples reconocimientos en diferentes idiomas, pero no abundan las reseñas en español. Y es que Soledad Miranda es hoy una imagen de culto en olor de santidad del cine de terror internacional… hecho en España. Pero esta página no se dedica a la cinematografía, ni al porno, ni siquiera al gore. Lo nuestro es la música española y un dato no muy conocido es que su estrella brilló también fugazmente en la constelación de las chicas ye yé.

Soledad Rendón Bueno nació en Sevilla en 1943 en una numerosa y humilde familia portuguesa, de linaje romaní, emparentada por parte de padre con la coplera Paquita Rico. A los ocho años, la niña Sole andaba ya metida en el artisteo como bailaora y cantante infantil con actuaciones en el Teatro San Fernando y en minigiras por pueblos andaluces junto a espectáculos de copla y flamenco. En 1959 se va a vivir a Madrid con la pretensión de abrirse paso en el mundo del cine y de ayudar la magra economía familiar. Debuta en el cine en pequeños papeles en películas como “La Reina del Tabarín” (Jesús Franco, 1960) o “Las Hijas de Elena” (Mariano Ozores, 1963). Antes de cumplir los veinte años había intervenido en diez películas. En 1964 viaja a Portugal, donde rodará varias películas y conocerá al que luego será su marido, el hombre de negocios y piloto de rally, José Manuel Conceiçao Simoes.

Pero desde niña, Soledad ha cantado profesionalmente y a finales de 1964 las chicas ye yé triunfaban. Ella, que siempre fue una incansable trabajadora, saca billete para el subirse a este autobús y ficha por Belter. Allí aparecerá su primer EP: “Lo que Hace a las Chicas Llorar / No Leas mi Carta / Amor Perdóname / Pelucón” (Belter, 1964).

 

 

 

 

En el disco estuvo acompañada por Latin Quartet, uno de los conjuntos más conocidos de su mismo sello. Obtiene al menos la curiosidad del público, canta en televisión y su nombre empieza a aparecer al año siguiente en las revistas de colorines, ya que se la relaciona con el hombre más famoso del país en ese momento: el diestro Manuel Benítez (El Cordobés) de quien se llega a afirmar que es su novia. Pronto aparecerá su segundo disco en cuya portada encontramos un cambio radical de look. Ahora es morena y su dulce atractivo juvenil se ha convertido en racial y ha perdido fragilidad. “El Color del Amor / Chim Chim Chery / la Verdad / No lo Quiero” (Belter, 1965). Sería, por diversos motivos, su último disco y marca una evolución del pop ye yé hacia temas más cercanos a la canción melódica.

 

 

 

 

Entre 1964 y 1966 hace nueve películas siempre en las series B, C o Z del séptimo arte. Películas de vaqueros rodadas en Almería en menos de una semana, películas de romanos de ínfimo presupuesto y películas turísticas de toreros y flamencas. En 1966 se casa con su portugués y se retira de casi todo. En abril de 1967 nace su hijo Tony y todo parece indicar que Soledad Miranda ha acabado su carrera, cuando en realidad casi no había ni empezado.

En 1969 va a coincidir con Jesús –Jess- Franco, aquel director de su primera cinta. Él anda haciendo ahora películas de terror de serie B y busca una estrella femenina. Su fragilidad y ese erotismo que destila su mirada y su cuerpo nunca habían sido olvidados por el director. Soledad vuelve a ponerse ante las cámaras para rodar películas de terror, hoy consideradas piezas de culto por los buscadores de este tipo de cine. La primera de ellas es “El Conde Drácula” (Jesús Franco, 1970). Acostumbrada a rodar a destajo y hacer tomas a la primera, en ocho meses se va a hacer ocho películas. Estas cintas se rodaban en doble versión, una más o menos recatada para España y otra con profusión de desnudos y escenas eróticas para consumo europeo. En estas últimas Soledad Miranda aparece en los créditos bajo los nombres de Susan Korda o Susan Korday convertida en una pionera mundial del sexo terrorífico. Títulos como Eugenie de Sade(Jesús Franco, 1970), “Vampyros Lesbos” (Jesús Franco, 1970) o “El Diablo Vino de Akasawa” (Jesús Franco, 1970) son obras de culto pata los cinéfilos del género de terror. Esta última película citada ni siquiera llegó Soledad a verla terminarla.

El 18 de agosto de 1970 en un descanso de su rodaje, el coche conducido a gran velocidad por su marido en la carretera costera que une Lisboa con Estoril se despeña y la artista sufre fracturas de cráneo y columna vertebral, muriendo horas después. Hoy recuperamos su breve carrera como cantante. Una carrera totalmente ignorada en España, pero que el sello británico Finders Keepers recuperó en 2010.

Julián Molero

 

DISCOGRAFÍA

 
1964
Soledad Miranda
Belter
1965
Soledad Miranda
Belter
 
 

 

Tributo a SOLEDAD MIRANDA por AMERICAN BOYFRIENDS.

 

Biografía y discografía bajadas de http://lafonoteca.net/grupos/soledad-miranda . Gracias. Puedes visitar su página www.soledadmiranda.com.