ROSALÍA

 196X

 

Nació el 21 de Mayo de 1944. Madrileña de Chamberí, Rosalía Garrido Muñoz heredó de su padre la afición artística (en sus años mozos había sido boy de Celia Gámez) y de su madre, una belleza jovial que llamó desde niña la atención. Como toda una generación de cantantes, hizo sus primeras armas en la radio en programas como “Buenos Días, María”, presentado por Ángel de Echenique y “Conozca sus Vecinos”, presentado por Juan de Toro, en el que consiguió su primer premio consistente en veinte duros y un bote de Cola Cao.

El éxito radiofónico la llevó a debutar en salas de fiestas madrileñas con dieciséis años y a hacer las primeras actuaciones fuera de la capital, destacando su viaje a Bilbao, donde actuó en la sala Arizona en varias galas. Más tarde, de vuelta en Madrid, actuará en el club Flamingo y en la parrilla del Hotel Rex.

En 1961 concurre al Festival del Duero en el que obtiene el premio del público con “Romance de Andalucía” que no verá editado en disco hasta un año después. Un amigo le presenta a Augusto Algueró que va a lanzar su carrera discográfica, presentándola en Zafiro, que la transfiere a su subsello Iberofón. El primer disco para esta marca es un EP: “Rosalía en Benidorm” (Iberofón, 1962), aunque antes había hecho alguna grabación para el sello Toreador, de la que no hemos hallado vestigios. Por entonces, Rosalía se debate entre la copla y la canción melódica, luciendo ya la voz aguda que caracterizará toda su carrera.

Su siguiente disco va a alcanzar una pizca de notoriedad gracias a su tema principal “El pañuelo manchado de rouge”. Seguirá fogueándose en programas radiofónicos, actuaciones en Madrid y algunos otros discos que venderán muy poco. Pero esto va a cambiar a partir de su EP: “Madisón” (Iberofón, 1963) y sobre todo de la versión cantada de la famosa pieza instrumental “Telstar” (Iberofón, 1963). Estos dos discos se van a vender más, pero sobre todo van a significar un cambio de estilo significativo. Bailes modernos, instrumentación más ligera y cambia los pantalones por las primeras pecaminosas minifaldas, se alisa el pelo, se peina con forma de casco con ese flequillo que conservará ya durante toda su carrera y transmite una imagen de modernidad que llama la atención de una juventud, que la convierte en un referente.

El éxito de los dos últimos discos hace que la discográfica la pase a la etiqueta principal y comience a mimar su carrera. Antes de finalizar 1963 concurre al Festival de Benidorm, donde clasifica hasta tres canciones entre las diez primeras, entre ellas “La hora” con la que ganará el certamen.

 

 El otro ganador fue el cantante Alberto. Este tema supuso para ambos un tremendo éxito y en el caso de Rosalía aparecería en dos discos distintos. En uno acompañada por Los Relámpagos y en otro con orquesta. Antes de que se le pasase el moreno playero de Benidorm, pone en circulación un excelente EP de versiones: “Dile / Cúlpale a la Bossa Nova / La Clase Acabó / Como Tú no hay Ninguno” (Zafiro, 1963), que sería todo un suceso en el escaso mercado discográfico español del momento.

 

 

Durante 1964 su principal disco será otro EP de versiones con temas como “Dominique” o “Sabato será”, que se escucharon más que los originales y es uno de los mejores de toda su carrera. En 1965 Augusto Algueró escribe varias canciones para la película “Historias de la Televisión” (José Luis Saenz de Heredia, 1965). Entre ellas se encuentra “La chica ye yé”, que en la cinta canta su protagonista Conchita Velasco, que vendió un buen montón de discos con este tema que, precisamente, intenta de algún modo ridiculizar a las ye yé, pero en el que la mujer en primera persona adquiere gran relevancia. No olvidemos que el ye yé fue un movimiento eminentemente femenino.

Algueró no acababa de ver a Conchita en funciones de ye yé forzada y propone que Rosalía grabe esta canción y la edite en formato single, dándole una imagen más fresca al tema. “La Chica Ye Yé / Muñeca de Cera” (Zafiro, 1965) vende en la versión de Rosalía más de 30.000 copias y acaba por encumbrar a la joven estrella madrileña. Aquel mismo año 65 grabará una versión de “Flamenco”, de Los Brincos, el “Do wah diddy diddy”, de Manfred Mann y hasta un disco navideño, todo ello con unas ventas más que razonables.

 

 

 

En 1966 va a tomar una decisión que en su momento va a considerarse como acertada y triunfal, pero que con el tiempo evidenció una cierta torpeza. Va a marchar a Argentina para abrir aquel mercado. Allí grabará nuevos discos, hará actuaciones en directo y televisión y hasta rodará una película junto al astro Palito Ortega; sin embargo, dejará el mercado y el público español desatendidos. Precisamente ese año arrancará la carrera triunfal de una cantante que había llevado una carrera paralela a Rosalía y, que de alguna manera, había sido la segunda ye yé nacional. Esta cantante que eclosiona es Karina y cuando Rosalía regresa en 1967 la jiennense se ha adueñado de buena parte de aquel sector del mercado nacional.

Cuando regresa graba dos buenos discos, un sencillo: “La Carta” (Zafiro, 1967) y un EP con cuatro canciones compuestas para ella por Juan y Junior. Ninguno de los dos da con la tecla del triunfo, al menos del triunfo entendido con mayúsculas y la estrella de Rosalía empieza a decaer. No le faltan galas por toda España, pero Zafiro no le presta la misma atención que en años anteriores. Por cierto, aquellas galas de cantantes como ella, o como Lita Torelló, o Gelu, se hacían sin grupo fijo de acompañamiento. Simplemente se enviaba a algún grupo de la zona o al que en ese momento tuviera contratado la sala las partituras y algunos discos y con eso y sin apenas ensayar se hacía la actuación. Se abarataban costes, pero a veces resultaba un tanto decepcionante.

 

Harta de Zafiro, pasa a Belter en 1969. Rosalía quiere dar oportunidad a un joven pianista llamado Juan Carlos Calderón e impone sus arreglos en los primeros discos para esta compañía. Belter la inscribe en festivales como Benidorm, Málaga e incluso en la preselección para Eurovisión en 1970, pero a pesar de sus buenas interpretaciones y de alcanzar siempre plaza de finalista, no logra reverdecer viejos triunfos. De aquellos años su single más recordado es “III Festival de la Canción de Málaga" (Belter, 1970) con las canciones "Siempre fuimos compañeros" y "Amor gracias".

 

 

TVE la incluye en festivales internacionales como Sopot o Varadero, en el que participa en un paquete de artistas españoles compuesto por Los Bravos, Michel, Luis Gardey y ella misma. Como se ve, todos ellos nombres ilustres que ya habían visto pasar sus mejores momentos. También participa con asiduidad en actuaciones oficiales organizadas por el Ministerio de Información y Turismo para nuestros emigrantes en Suiza y Alemania.

Cerca del final de su carrera, aún obtendría de la mano de Algueró un éxito menor con “Los Dos” (Belter, 1972), que sería uno de sus últimos discos.

 

Rosalía se había casado en 1968 con Ernesto Ortiz de Zárate, a quien conoció en su época argentina. Él se convirtió en su primer fan y la animó a continuar con su carrera y no retirarse tras la marcha nupcial como hacían la mayoría de sus coetáneas. Pero cuando en 1974 nace Ernesto, su único hijo, la cantante opta por retirarse del mundo del espectáculo. Una retirada que no tendría vuelta de hoja. En los 90 fijó su residencia en Campello (Alicante), donde fue concejala, aunque actualmente se confiesa desencantada de la política y vive dedicada únicamente a su familia. Se le ha requerido en muchas ocasiones para regresos y declaraciones en programas televisivos, pero Rosalía siempre se ha negado, aduciendo que quiere ser recordada como aquella chica ye ye de los 60 y 70. Una discografía difícil de conseguir, pues a pesar de su extensión en años y discos, apenas se ha reeditado una pequeña parte, lo que hace que pueda aparecer algo incompleta. Su voz aguda, sus minifaldas, su aire francés la convierten en una de las ye yé arquetípicas como escribía en el primer renglón de este perfil biográfico.

Julián Molero

 

Programa de T.V.E. ¿QUE PASÓ CON...?.

 

 

DISCOGRAFÍA

 
Amor y Rock and Roll / Juramé / ¿Por qué no Soy un Ángel? / Amor en tres Actos
1960
Rosalía
Iberofón
Rosalía en Benidorm
1962
Rosalía
Iberofón
El Pañuelo Manchado de Rouge / Lo que por Tí Lloré / Siempre es Domingo / Espero
1962
Rosalía
Iberofón
Romance de Andalucía / Viviré / Con Ritmo / Color Ilusión
1962
Rosalía
Iberofón
Tómbola / A Pesar de Todo / El Pañuelo Manchado de Rouge / ¿Por Qué no Soy un Ángel?
1963
Rosalía
Iberofón
Madison
1963
Rosalía
Iberofón
Telstar
1963
Rosalía
Iberofón
Eres Exigente / La Luna Tiene dos Caras / La Hora / Chiss Chiss
1963
Rosalía
Zafiro
Dile / Cúlpale a la Bossa Nova / La Clase Acabó / Como Tú no Hay Ninguno
1963
Rosalía
Zafiro
Rosalía Interpreta Éxitos de Sellés
1964
Rosalía
Zafiro
Dominique / La Misma Playa / Sabato Sera / No Tengo Edad
1964
Rosalía
Zafiro
Hello Dolly / El Crossfire / Ciudad Solitaria / Si yo Canto
1964
Rosalía
Zafiro
Ciudad Solitaria / El Crossfire
1964
Rosalía
Zafiro
Si yo Canto / Hello Dolly
1964
Rosalía
Zafiro
Chica Ye-Yé / Muñeca de Cera
1965
Rosalía
Zafiro
Chica Ye-Yé / Solo a Ti / Muñeca de Cera / Goodbye, Goodbye, Goodbye
1965
Rosalía
Zafiro
Escucha este Disco / Flamenco / Todo el Amor / Do Wah Diddy Diddy
1965
Rosalía
Zafiro
Que lo Pases Bien / El pequeño Tamborilero
1965
Rosalía
Zafiro
El Folklore Americano / Ninguno me Puede Juzgar
1966
Rosalía
Zafiro
Olvídame / No Importa Nada / Mi Chinito / Tanto
1967
Rosalía
Zafiro
La Carta / Luz de Sol
1967
Rosalía
Zafiro
Un Eterno Amor / Palabras
1968
Rosalía
Zafiro
Himno a la Vida / Tarantela
1968
Rosalía
Zafiro
Cielo Gris / La Lluvia
1969
Rosalía
Zafiro
Cuando yo Bailo Contigo / Lo Mismo que un Milagro
1969
Rosalía
Belter
Si Llegara el Amor / Yo no Tengo Miedo a Nada
1969
Rosalía
Belter
Igual que yo / Me Gsuta, me Gusta
1970
Rosalía
Belter
III Festival de la Canción de Málaga
1970
Rosalía
Belter
Alguién / Era un Juego
1971
Rosalía
Belter
Los Dos / Puedes Cambiarme
1972
Rosalía
Belter
Horizontes Perdidos / Juntos Viviendo, Juntos Creciendo
1974
Rosalía
Belter
 

 

 

 

Discografía y datos biográficos bajados de http://lafonoteca.net/grupos/rosalia .Agradecidos.