GRACIAS POR SER COMO FUISTE

 

El 29 de Septiembre de 2013, iniciada ya su enfermedad, le mandé este pequeño recuerdo.

 

Recuerdo que cuando el 2 de Mayo de 1968, LOS ADAM'S me llamaron para que (desde Melilla), me incorporara al conjunto, me llamó muchísimo la atención -conforme lo iba conociendo- como era MIGUEL. En pocas palabras: Como yo, pero a lo 'bestia'. Yo era hijo único, el también. Yo guardaba mis fotos de recuerdos en un álbum, él también, pero más bonitos y mejor decorados. Yo me 'canturreaba'. él también, pero mucho mejor y con más personalidad. Yo tocaba el bajo en el grupo, el me sustituyó superando mis conocimientos del instrumento. Yo escribía algunas notas sobre lo que algunas veces me acontecía, él llevó un diario, durante muchísimos años en el que cada día anotaba, sin fallar, todo lo que hacía y lo que le pasaba. Desde la ropa que se ponía para actuar cada día hasta el día que llevaban al veterinario a la gata.

Fue siempre, preciso, metódico, escudriñador, constante. Otra cosa que le caracterizaba era la lealtad para con sus amigos. Desde que lo conocí, no dejó ningún año de mandarme una postal para felicitarme las fiestas. Desde 1969 hasta 2013. Esta Navidad pasada fue la única que no lo hizo (no tenía ganas de nada ya), aunque hablamos por teléfono, como cada día. Se lavaba su querida melena cada día, impertérritamente y siempre llevaba su peine en el bolsillo, con el que se peinaba su frágil pelo.

Esto aplicado a LA PAVA puede explicar el monstruoso crecimiento de nuestra página web. Era incansable, repasaba cualquier fallo tipográfico, corregía los colores, retocaba las fotos, diseñó el dibujo de LA PAVA, vigilaba el tamaño de las fotos, atendía todas las peticiones de fotos que nos hacían, visitaba a los músicos o a sus familias para obtener documentación... Fue, en definitiva, el alma de LA HISTORIA JAMÁS CONTADA DE LA MÚSICA DE LOS 60.

A ésto hay que agregar su lado humano. Cuando yo algunas veces era partidario de airear en la página, algún comportamiento inadecuado de alguien respecto a la profesión o a su negativa a colaborar con nosotros, Miguel siempre quitaba hierro al asunto y se negó a publicar cualquier conducta anómala.

Y por si fuera poco, era un tipo divertido y afable. De la época que estuvimos tocando juntos. contaré algunas de las muchísimas anécdotas, (happenings, les decíamos en los tiempos hippies).

 

 

Y que contar de su familia... Me hicieron sentir como en mi propia casa. DEBBIE su mujer, increíble, sorprendente y amable. MELANIE, un encanto de criatura, un ejemplo de hija estudiosa y trabajadora, de la que su padre se sentía orgullosísimo. Permítanme las dos, DOS BELLEZONES. No quiero olvidarme de MELANIA (la peluquera de calle Granada), madre de MIGUEL, que nos tenía toda la paciencia del mundo en su casa de calle Casapalma. Era una mujer con un carisma especial, muy especial. Tampoco quiero dejar atrás a su prima SILVIA ALBERCA que se portó conmigo de maravilla, cuando  tuve un accidente en los pies, durante una de mis visitas a MIGUEL. Debe ser cosa de los genes de los Alberca.

 

Nuestro último paseo juntos, por la calle SAN MIGUEL de TORREMOLINOS.