LOS MEGATONES

1961

Los últimos años de la década de los 50 fueron los comienzos de la movida musical en León. Las emisoras locales Radio León y la Voz de León comenzaron a incluir en su programación actuaciones de todos los leoneses que tenían inquietudes artísticas y soñaban con alcanzar la fama. Una vez por semana y en riguroso directo, los oyentes de estas emisoras podían disfrutar del arte de sus convecinos. Instrumentistas, Grupos Vocales, Canción Ligera, Canción Selecta, (así se denominaba el apartado de los que querían imitar a Fleta cantando por ejemplo, ópera o zarzuela) y como en todo concurso que se precie, el apartado reservado para los cómicos.

Comienzan a conocerse magníficos instrumentistas: Los hermanos José Antonio y Jesús Quintano Corral y también Jesús García (el Joyas) como acordeonistas, Segundo García como cantante de ópera y zarzuela, (después sería segundo tenor de la Orquesta y Coros de RTV Española), "Los Hermanos Cañón" un excelente dúo de armónicas, "Los Hermanos Quiñones"; Agustín y Esteban, que después formarían "Los Mágicos", "Los Lancia", primer grupo orquestal del que después saldrían "Los 5 Reylons", "Germán Alfredo Robles Carro" (armónica) que consiguió nada menos que ser Subcampeón Nacional Juvenil de la especialidad en el año 56. Un cuarteto vocal, "Los Romanceros", formado por Remigio Contreras, Félix García, José-Luis Rojo e Higinio Grandoso, que fueron el primer conjunto musical leonés que grabó un disco. A éste grupo les ensayaba Venancio García Velasco, magnífico guitarrista y compositor que más tarde sería profesor numerario de guitarra en el Conservatorio de Madrid. Jesús García (acordeón) y Luis Juárez (batería), se unen para formar el "Duo Júgar" antesala de lo que más tarde se llamarían "Los Tricolores". Aparece también un trío vocal: "Los Sevis" formado por Marcelino Riera, José Martínez y Sevis. Cantan canciones del Dúo Dinámico, los Everly Brothers, etc. Rondallas, Solistas, Grupos de Baile, Formaciones Corales, también participaban en los festivales que organizaban estas dos emisoras.

El día 8 de Abril de 1961, la Asociación de la Prensa Leonesa, organiza un festival para despedir al vetusto Teatro Principal, tan querido por todos los leoneses. Allí coinciden por un lado el trío "Los Sevis" y por otro, Germán Robles con su armónica y comienza a tomar cuerpo la idea de formar un grupo músico-vocal nuevo: "Los Megatones". Tras la consolidación del proyecto, La Voz de León pone a su disposición los estudios para efectuar los primeros ensayos de la recién nacida formación y les anima a grabar varias canciones, con el fin de participar en un programa nacional que la emisora central (o matriz) La Voz de Madrid, realiza para buscar artistas noveles. Un domingo por la mañana, con todas las emisoras de esta cadena conectadas, son presentados en Madrid por los locutores Nélida Pérez Alfaro y José Luis Uribarri. Logran el segundo puesto nacional, en la división de conjuntos músico vocales. Sus canciones las escucha toda España y también Andrés de Sendra, un productor gallego que les contrata para unas galas en la TV Portuguesa. El mayor de los componentes del grupo tenía 18 años y eran tiempos en los que para salir de España había que hacerlo con una persona responsable y mayor de edad. Les acompaña José Luis Fernández de Córdoba y en ése momento también él comenzaría su carrera como promotor-productor de artistas.

De Portugal a Madrid. Aunque la prensa madrileña ya había escrito artículos sobre este grupo leonés tras su éxito en La Voz de Madrid, les quedaba la pelea diaria a golpe de guitarra, con y contra los grupos musicales de cierto nivel, que ya funcionaban en la capital de España. Eran los primeros tiempos de TVE y en la "tele" no se entraba ni pagando. Bobby Deglané, el locutor más importante del panorama radiofónico en España en aquella época, les contrata para su programa "La Escuadra Invencible" en Radio España, donde actúan una buena temporada a diario y en directo. Allí conocen a artistas que como ellos, comenzaban su carrera artística: Rocío Dúrcal, Los Sonor, Los Estudiantes, Los Pekenikes, y muchos otros. Poco a poco se hacen conocer y comienzan a disfrutar de una cierta popularidad, hasta el punto que la gente les reconoce e identifica en las calles y bares. Tienen hasta su propio Club de Fans (el Club de Los Megatones) gestionado por la emisora. Hay quien sostiene que es uno de los primeros Club de Fans creados en España. Otras Salas de Fiestas capitalinas, como "Teyma", "Molino Rojo" o "Pasapoga", les contratan para actuaciones diarias en sesiones de tarde y noche y consiguen grandes éxitos de crítica y público. Su repertorio es una mezcla de canciones de Beatles, Elvis Presley, Everly Brothers y The Shadows y otros autores mejicanos, italianos y franceses románticos o baladistas. Los mejicanos Enrique Guzmán y Los Teen Tops son una buena fuente para ellos, porque hacen rock en español y les es más fácil tomar sus letras que chapurrear malamente el idioma inglés. Popotitos, La Plaga, Anoche no dormí, Hasta luego Cocodrilo, Presumida, Rock de la Cárcel, Larguirucha Sally y muchas otras son las elegidas para adjuntarlas a su repertorio, haciendo versiones propias de gran calidad vocal e instrumental.

Llega el verano y se impone salir de Madrid. Emilio Santamaría, es uno de los mejores representantes artísticos de Madrid (el padre de Massiel) les ofrece un contrato para todo el mes de Junio en el Club Naútico de La Coruña, donde actúan en una ocasión para el dictador, el mismísimo Franco. Se encuentran con un terreno virgen en lo que a pequeñas formaciones se refiere y consiguen un gran éxito hasta el punto de que ligan un contrato tras otro hasta el mes de octubre. Juan Guillín, director de Radio Coruña también les contrata para más galas en la provincia. Mientras tanto, su representante Fernández de Córdoba se traslada a Madrid y les firma un contrato con una discográfica para la grabación de dos discos. Surge un grave problema con los cobros de sus actuaciones gallegas por su representante y los padres de los chicos, tienen que ir a rescatarles al hotel y pagarles las facturas. Desilusionados por el engaño o por el mal remate de una campaña exitosa y triunfal, el grupo se rompe y se termina la historia de los primeros Megatones. Ya en casa, Sevis (cantante) y José (el batería) desilusionados, dejan definitivamente la música. Aunque el grupo se rearma, lo hace para actuar sólamente en León y provincias limítrofes. Germán y Marcelino se unen al Dúo Júgar (Jesús y Luís) y junto con un gran saxofonista, Chema Fernández forman "Los Tricolores" y salen fuera de España. Pero esa es otra historia... es la historia de "Los Tricolores".

Años más tarde Germán se une a tres "Dúplex", José Manuel de Pablos (el Niño), Miguel Angel Saturio (Miche), Luis Mendaña y al "Cometa", Luis Diez. Es el momento en que Los Megatones vuelven a la escena musical. Bretones, un magnífico amigo y representante artístico vasco, les lleva a Bilbao para la inauguración de la macro-discoteca: Dantzari. Vuelven los buenos tiempos para el grupo y consiguen trabajo para más de un año en tierras vascas sin parar de actuar ni un solo día. Van rotando por todas las Salas importantes de la provincia (la propia Dantzari, Pumanieska, Country Club, Seis Estrellas, etc) engordando la leyenda de ser el primer conjunto músico-vocal de León que triunfa claramente en otras provincias españolas. Madrid les reclama nuevamente y vuelven para trabajar diariamente en todas las salas de la cadena "Consulado" durante otro largo año. Germán finalmente, deja el conjunto y es sustituido por otro "Cometa": José Luis Posadilla Burón.

La característica más relevante que han tenido Los Megatones a lo largo de su pequeña y densa historia (según mis observaciones y las manifestaciones de sus componentes) es que el grupo estuvo formado por verdaderos camaradas, donde primaba siempre el interés colectivo por hacer bien los temas, el compañerismo y la amistad. Nunca fue un grupo de divos, siempre fue, por encima de todo, un grupo donde estaban muy arraigados el respeto y la colaboración en el trabajo. Desde otro punto de vista, externo al grupo, sus limpias guitarras, su sonido, su arte, sus voces perfectamente afinadas, dejaron una huella musical allá por donde actuaban. Fueron admirados por otros colegas músicos, público joven y menos joven, valorados por la crítica y sobre todo, por sus representantes y los empresarios de salas donde actuaron.

De las cosas que conozco sobre ellos, quiero decir antes de concluir, que tuvieron un largo mano a mano con Los Pekenikes en la Sala Consulado de Madrid, donde actuaron ambas formaciones durante una buena temporada. Fui a verles en varias ocasiones. Ambos conjuntos tocaban el legendario tema "Apache" de Los Shadows. La interpretación de Los Megatones era magnífica. Tenía tantísimo nivel, que los propios Pekenikes, decidieron retirar la suya de su repertorio para evitar comentarios y comparaciones. Y ya finalmente, quiero decir que aparte de su gran calidad interpretativa y su fácil conexión con el público, Los Megatones fue una apuesta segura y un grupo talismán para sus múltiples representantes. Llenaban todas las salas donde actuaban y se corría la voz: "La semana que viene van al Pumanieska" o parecidas, haciendo disfrutar de lo lindo a todos los que asistíamos a sus actuaciones.

Los Megatones, como grupo no existe en la actualidad, pero afortunadamente, mantienen el contacto, la afición por la música y la amistad. Se reunen frecuentemente (y afortunadamente), para actuar en espacios o salas muy especiales, donde repasan y tocan las canciones de la época que hicieron sonar en sus añorados directos. En esas sesiones, tocan con las nuevas tecnologías, disfrutan, hablan y cuentan cosas y anécdotas. Recuerdan también los sueños que cumplieron y también aquellos que solamente fueron eso, sueños.

Francisco García
28.10.07