KINITA

1965

Un halo de misterio envuelve a esta cantante que con el tiempo se ha convertido en arquetipo de chica ye-yé debido a su imagen pizpireta, a su voz juvenil y a la interpretación de unas canciones que rozan lo gamberro y son hoy de lo más kistch de su década. Es evidente que no tenía la voz de Adriángela, la belleza de Li Morante, la desenvoltura natural de Karina o el estilo personal de Gelu; sin embargo, dejó muestras palpables y definitorias de lo que supuso el fenómeno ye-yé en nuestro país.

Desconocemos el nombre real de Kinita, una cantante seguramente madrileña o que al menos dió sus primeros pasos musicales en la capital del reino. Su nombre artístico procedía bien de una muñeca bastante popular que llevaba este nombre o bien del dibujo animado publicitario Quinito, que representaba en la televisión a Quina Santa Catalina, un vino quinado reconstituyente con catorce grados de alcohol gracias al cual los niños de la época cogíamos unas toñas ecuménicas. ¿Quién iba a dudar de su bondad con el retrato de una monja en la etiqueta?

Pero volviendo a lo nuestro, la señal distintiva de Kinita eran sus peinados. Cardados, rizos, recogidos, flequillos y breves melenas que le hicieron ganarse el malicioso apelativo de Princesa de la Laca, seguramente impuesto por alguna rival.

Kinita cantó absolutamente de todo con inclinación hacia los temas de procedencia anglosajona. Su casa de discos fue Philips, que acababa de perder en su escudería ye-yé a la prometedora Li Morante y que buscaba una sustituta de parecidas características. Es decir, una cantante muy joven, graciosa, capaz de hacer versiones creíbles de éxitos extranjeros y con un cierto tirón entre los chicos.

Grabó su primer EP en 1965, "Ya te Tengo / Do Re Mi / El Cochecito / Sacré Charlomagne" (Philips, 1965), incluyendo la versión española del hit mundial “I got you babe”, de Sonny & Cher. En su segundo EP, seguramente el más interesante de su carrera, se atrevió con temas de The Kinks, Nancy Sinatra y la ye-yé francesa, Sheila. No se prodigó en exceso en festivales de la canción, si bien su paso por Benidorm fue notable, para desaparecer del mapa discográfico en 1967.

 

   

   Regresó dos años después para facturar la canción por la que se la recuerda: “El Yo-Yo Ye-Yé” (Phiips, 1969), un descacharre pop que invitaba a hacer virguerías con el artilugio redondo. Y es que en aquel año el olvidado yoyó volvió a estar de moda, vendiendo millones de unidades que se anudaron tanto a dedos infantiles como adultos, organizándose campeonatos provinciales y nacionales de yoyó con jurado, puntuación y lujosos reportajes televisivos. ¿Adivinan quién ponía música a todo aquel trajín de yoyó arriba, yoyó abajo? Pues nuestra Kinita. Hoy es una canción que aparece en programas españoles y extranjeros dedicados a música de los 60 y el disco original vale una pasta. Esas apariciones se deben más a constituir un ejemplo de retropetardez que a su calidad, que era más bien poquita.

 

Aquel ajetreado regreso a la actividad musical no tuvo continuidad y Kinita se evaporó sin dejar rastro ni realizar nuevas grabaciones.

Julián Molero

 

DISCOGRAFÍA

 
Ya te Tengo / Do Re Mi / El Cochecito / Sacré Charlomagne
1965
Kinita
Philips
Bang, Bang
1966
Kinita,
Philips
Quédate / Estoy muy Contenta / Extraños en la Noche / Te Veré en Septiembre
1966
Kinita
Philips
¿Qué Haría Yo? / Un Domingo / Te Puedes Ir en Paz / La Canción
1967
Kinita
Philips
El Yo-Yo Ye-Yé
1969
Kinita
Philips
 
 

Biografía y discografía bajadas de http://lafonoteca.net/grupos/kinita . Agradecidos.