Fernández de Córdoba, jugador a todo o nada 

 
 Los puros Montecristo que fumaba los compraba a puñados En BURGOS. Año 1975.
José Luis Fernández de Córdoba, Córdoba a secas, uno de esos leoneses conocidos e inconfundible con su figura oronda, sus medallones, sus trajes, su pelo ensortijado, su cerrada barba, es definido por muchos de los que estuvieron más cerca de él como «un jugador a todo o nada». Jugar le gustaba, arriesgar aún más, lo tuvo todo y también se quedó sin nada. «Yo lo he visto en un casino doblar seis veces y ganar. Ya tenía siete millones de la época, se nos ponían a todos los ojos como platos y le pedíamos que se retirara. Lo apostó otra vez todo a doble o nada. Salió nada, como tantas veces, pero no perdió la sonrisa», recuerda un compañero de aquellas épocas en las que este leonés era uno de los personajes más importantes del mundillo de la representación artística y la organización de eventos. «Vivía al tren más alto que se puede vivir. Aquellos Montecristo que fumaba los compraba a puñados».
 

Recogiendo el Master a la Popularidad, con PEPE DOMINGO CASTAÑO.

 
Recordado como supersociable y supersimpático, no le gustaba pasar desapercibido, no podía hacerlo con aquellos trajes que traía. Le gustaba decir que era la reencarnación de Plínio El joven, tal vez porque vivía rodeado de grandes personajes del mundillo de la canción, como el estadista romano vivió al lado de gentes como Marcial, Tácito, Suetonio o Quintiliano. Y es que cuando Julio Iglesias lo era casi todo en España, el orondo leonés había sido su primer manager. «Decía que lo había abandonado porque quería (Julio Iglesias) ser más estrella que yo (Córdoba)».
 

Con JUAN BARRANCO, Alcalde de Madrid.

Lo que le sobraban eran ideas. Cada semana se le ocurría alguna actividad que organizar. Otro de los leoneses metidos al mundo de la organización de eventos en Helio Espectáculos señala que «aunque muchos se han subido al carro de estos encuentros, el inventor de los famosos Enrollamientos e, incluso, de la palabra es Córdoba». Eran aquellos macroconciertos de varios días de duración que comenzaron en León y después se exportaron a otras muchas ciudades con excelente acogida. Y es que Córdoba era quien mejor lo podía hacer pues él mismo llevaba la representación de algunos de los grupos más importantes del panorama musical, conjuntos como los Storm, Triana o Los Módulos, que marcaron una época. También a otros leoneses como Los Paladines. No es menos cierto que con algunos tuvo problemas por su peculiar forma de ser y entender la vida. Una vez dejó a Los Paladines en Portugal.

Con aquella máquina de parir ideas que era, su cabeza no paraba de dar vueltas. Así extendió sus redes mucho más allá de la música y organizó durante años las fiestas que se celebraban en El Pardo (residencia oficial de los Franco) o una recordaba gala en favor de la lucha contra el cáncer en Sevilla en la que logró que la duquesa de Franco ostentara la presidencia de honor y se desplazara a la capital andaluza. Hubo polémica después con las cuentas pues el leonés recorrió un buen numero de floristerías de la ciudad y le llenó la habitación de flores.

Todo lo hacia a lo grande. En el Hostal de San Marcos tenia alquiladas dos habitaciones de forma permanente, estuviera en León o no. Carecía de carnet de conducir por lo que unas veces llevaba chófer y otras alquilaba un taxi por meses. «No tenía medida para el dinero, lo mismo lo gastaba que lo regalaba pues era tremendamente espléndido».

Las leyendas urbanas sobre él hablan de su imaginación para salir de entuertos y así llegó a fingir un ataque al corazón para poder abandonar un hotel.

Relacionado con JOSÉ LUÍS FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA puede verse la página LA INVASIÓN DE 'LA COCHAMBRE'.

Conflictos en los que nunca llegó la sangre al río «porque Córdoba era Córdoba, era así, nadie era capaz de odiarle pues ibas a verlo mosqueado para cobrarle una deuda y acababas cenando y tomando unas copas con él».

Murió el día de los Santos Inocentes. Quienes acudieron al entierro aseguran que nunca coincidieron en León tantas estrellas del espectáculo juntas. A lo grande. Como era el.

Clickea en las miniaturas, para verlas ampliadas.

 

  Foto e información bajadas de http://www.saber.es/web/biblioteca/libros/personajes-leoneses/html/enredabailes.php. y de http://gatoandaluz.com/2009/04/01/fernandez-de-cordoba-en-burgos/  Agradecidos.