I FESTIVAL DE LA CANCIÓN LOCAL

 MELILLA 1972

La idea de una Festival de la Canción en que los autores, tanto de música como de letra, los intérpretes y los acompañantes fueran todos Melillenses o residentes en Melilla (aunque fuera accidentalmente) nos pareció genial. Así que se confeccionaron las bases… y a publicarlas. La respuesta fue increíble: un montón de canciones de las que se preseleccionaron las 20 que lucharían por pasar a la final. Desde el primer momento, en el Club de Juventud no se tuvo la menor duda de sobre quienes recaería la responsabilidad de acompañar a los cantantes.

Yo me ilusioné como nunca antes con la idea: canciones vírgenes que modelar —con la absolutamente imprescindible colaboración de mis compañeros de Dracmas— como mi entender me dictara en la armonización y concepción del acompañamiento musical.

Algunas canciones tenían muy pocos acordes. Sonaban pobres y repetitivas, así que me esforcé en sacar lo que escondía tras sus melodías. Otras venían ya, como las de Quintana o Mariano Salgado, cumplidamente armonizadas y no las toqué en ese sentido.

Una vez seleccionadas las canciones las estuve escuchando con la letra delante, guitarra en ristre, probando los tonos de las canciones para que los intérpretes se sintieran cómodos y dieran lo más de sí mismo; añadiendo acordes, modificando otros… incluso (siempre con la autorización y aquiescencia de los autores) retocando un poco alguna línea melódica. La verdad es que tuve bastante libertad en ese aspecto y los únicos peros que se me pusieron consistieron en que yo quería eliminar un montón de cortes de una canción por reiterativos y considerar que “pesaban mucho” en la canción —pero el autor/intérprete no quiso, así que con todos los cortes quedó: en mi opinión (y en la del resto del grupo) habría mejorado mucho con algunos retoques, pero el autor se mostró inflexible—; y algún otro que habiendo presentado una canción con tres acordes básicos no “oía” las modificaciones armónicas que yo le proponía y desistí. Al fin y al cabo, los dueños de las canciones son sus autores.

Disfruté como un enano con todo este trabajo que suponía un gran reto para Dracmas y para mí en particular.

El tema “Castaña pilonga”, instrumental de Antonio Quintana y que figuraba en el repertorio de Dracmas fue utilizado como sintonía de apertura de cada semifinal y la final.

Yo presenté dos canciones que había compuesto para tal ocasión: “Hoy” cuya música era enteramente mía con letra de Amalio Jiménez  y otra, “Incomprensión” en la que colaboré mínimamente en la música y cuya letra escribí en colaboración con Carlos Marín. Curioso esto: yo soy incapaz de escribir una canción con letra… y he colaborado en varias como letrista… Misterios insondables de la humana natura: dependo de la inspiración de los demás para “vestir” mis  propias melodías.

Presenté a mis compañeros de grupo  las modificaciones que había efectuado y todas merecieron aprobación, así que… a ensayar como posesos. Los ensayos tuvieron lugar en el local de Dracmas, como no podía ser menos, al tener allí todo el instrumental y poder disponer de él sin tener que trasladarlo.

Los ensayos fueron intensos y agotadores. Entre que era la primera vez que lo hacíamos y el hecho de ir bastante contra reloj complicaba las cosas. Había cantantes muy noveles, no acostumbrados al acompañamiento instrumental, a alguno de los cuales cuadrar los compases resultaba algo difícil en ocasiones. Primero ensayaba a solas con ellos y la guitarra y cuando habían cogido seguridad, con el grupo. Hubo que repetir una y otra vez determinados pasajes. Se fue consiguiendo dominar la situación satisfactoriamente aunque siempre quedaba el temor de que alguno se desmandara en el momento menos oportuno. Además, para quien no está acostumbrado a cantar amplificado, al principio es difícil. Así que procuraba decirles truquillos, como taparse un oído para oírse por dentro y afinar mejor en algún momento determinado. Por supuesto, estaba pendiente de marcarles las entradas (la mayoría no lo necesitaban), para lo que puse el teclado, en el escenario, algo más adelante de lo normal, para que pudieran verme sin excesiva dificultad en caso de que se sintieran inseguros.

AMALIO JIMÉNEZ había compuesto, algún tiempo antes, algunas canciones. Yo le animé a presentarlas por considerarlas magníficas aunque les hizo algunas modificaciones en la letra, por sugerencia de ÁNGEL MARIO, intérprete de la canción vencedora: “Juventud”. Ésta se llamaba, originalmente, “Ilusión”, pero Ángel Mario hizo ver a Amalio que cambiándole el nombre la canción adquiría otro sentido y mayor fuerza y, además, tratándose del Club de Juventud, estaría muy en consonancia. Amalio aceptó de buen grado las sugerencias, lo que constituyó, evidentemente, un acierto. En otra canción, aceptó alguna modificación en la letra. En cuanto a las variantes armónicas que introduje, le encantaron. También cambié el ritmo de otra canción: “Tu canción repitió el viento”. En ésta, Ángel Mario hizo una sugerencia muy acertada. La canción termina con “… que voy a morir”; Ángel Mario propuso acentuar el “morir” final con un redoble de caja en un compás insertado antes, a guisa de ráfaga de metralleta. El día que la interpretó hizo gestos como si recibiera balazos de todos lados (Ángel Mario, sin ser un gran cantante, brilló a gran altura por sus interpretaciones: no en balde fue actor en la A. A. Tallaví), lo que provocó grandes risas entre el público y una enorme ovación por su excelente interpretación que, por otra parte, llevó en volandas a la canción “Juventud” al triunfo.

Siempre me ha gustado cantar, aunque mi voz no fuera un portento, precisamente. Y me hacía ilusión hacerlo en el Festival así que le pedí a Amalio que me dejara cantar “Volveré” una canción suya (cada intérprete sólo podía cantar dos canciones) que estaba “huérfana” y a mí me resultaba muy querida porque me traía muchos recuerdos de unos años atrás. Me dijo que encantado, así que me lancé. Bueno… qué atrevimiento ¿no? Avelino Gutiérrez dijo en su crónica que “…Bernardo ha demostrado que no es el cantante idóneo para este tipo de canción”. Yo creo que para ninguno… En esta canción, Amalio tocó el teclado.

Perpetrando VOLVERÉ

 

Los premios se distribuyeron como figura en el libro: vencedora, “Juventud”, de AMALIO JIMÉNEZ, que obtuvo también el de la MEJOR LETRA (no en balde Amalio es mi “letrista oficial”). 2º Premio, “El Viejo”, cantada por CARLOS, de Mariano Salgado, quien tocó en esta ocasión el teclado. Mariano aceptó unas sugerencias sobre la forma de utilizar el bajo en la canción, encargándome yo en esa ocasión de su ejecución, así como en “Incomprensión”, 3er premio. Como queda reflejado también, CARLOS recibió el premio al MEJOR INTÉRPRETE. Carlos tiene (espero que la conserve) una gran voz aunque en aquel momento yo echara de menos algunos matices (eso, generalmente, lo da la madurez). Nada que objetar a su merecidísimo triunfo.

El cantante melillense CARLOS (Carlos Espín Zamora), que intervino con dos canciones de MARIANO SALGADO, obtuvo el segundo premio y el premio a la mejor interpretación nos mandó saludos desde Gandía (Valencia).

 

Recibiendo el beso de felicitación y la placa de mi querida Ana, tristemente fallecida en plena juventud.

Exhibiendo, feliz, la placa acreditativa del 3er Premio. A la derecha Mariano Salgado. A la izquierda, vuelto, el gran Luis Díez Huertas.

 

Mi canción “Hoy” se la di a MANOLO URIEL (Manolito de Finlandia para los íntimos) quien la interpretó de maravilla. No obtuvo el lugar que creo que merecía puesto que la canción le iba como anillo al dedo. Pero pienso que, una vez más, Manolo no fue profeta en su tierra. Por otra parte, creo que descuidé el arreglo de esta canción en beneficio de otras. Los ensayos y el trato más continuado reforzaron mi amistad con Manolo Uriel que cada día me demostraba su calidad humana aparte de su irresistible simpatía y me distinguió con su aprecio y cariño. Lo demuestra el (excesivo, a todas luces) apodo que me puso: “Berny SuperStar”. También interpretó “Incomprensión” con fuerza y garra dándole mucho sentido. Fue ovacionado por su interpretación, como no podía ser menos dada su categoría de cantante y llevó la canción al tercer puesto.

Hice dos copias de la placa obtenido por “Incomprensión” y le envié a Koly una y a Manolo Uriel le di la otra, con su nombre grabado.  Koly la tenía, como yo, en lugar preferente en su casa. No por el valor sino porque, como me dijo él y así pensaba yo, era una cosa que habíamos hecho juntos. Nuestra primera canción en colaboración. Lástima que las circunstancias no permitieron que hiciéramos muchas.

En general estoy bastante satisfecho del resultado “artístico” de ese Primer Festival. Pero me propuse que, si había una segunda edición, la cosa tuviera mayor enjundia. Tenía varias ideas en la cabeza que, por premura, no se habían llevado a cabo. Por ejemplo: el salón de actos de Magisterio se reveló insuficiente para albergar al público que fue, lo que me hizo pensar en un cambio de ubicación. Y pensaba que si Dracmas continuábamos en la brecha, reforzar el grupo…

Los presentadores fueron Toñi  Fortes y Nono Amate. Ella, compañera mía, al cabo de los años, en Telégrafos en Almería. Y a Nono lo he visto con cierta frecuencia por coincidir en conciertos y otro tipo de actos, donde coincidimos ellos y yo,  y hemos hablado con cierta nostalgia de aquellos tiempos y aquellas iniciativas.

Como he dicho en otra entrega, Luis Díez Huertas, a la sazón director del Orfeón Padre Victoria, con el que había entablado una relación muy entrañable, formó parte del jurado. Hoy me he enterado de su fallecimiento en Málaga, en 2008. Me he sentido sobrecogido… Descanse en paz este magnífico músico y estupenda persona.

En cuanto al público asistente… entregado, animoso, jaleando y subrayando con aplausos lo que les gustaba… La proximidad al escenario fue importante en la rapidez con que el público conectó con canciones, intérpretes y acompañantes. Pero el local era demasiado pequeño y…

En esa ocasión, y posteriores, me abstuve de escuchar las “crónicas” de Manolo Herrera. Conociendo sus “criterios”…

La verdad es que fue un gustazo aquella experiencia. Existe una grabación de todas las canciones… tomadas desde un grabador de casete con pilas desde el público.

 
 
 
 
 

Texto y fotos de nuestro gran amigo BERNARDO MARFIL FUENTES, del que podéis ver y leer mas cosas en APOSTILLAS A LA POSTILLA. Agradecidos siempre, Bernardo.